Amsterdam: Día 3

22/2/2006 por DeathMetal, 1

(< -- día anterior)

PIPIPIPÍ!
PIPIPIPÍ! SPLASH!
(Mmhh…puta mierda despertador hoy es el último día que lo pongo).

Ya son las 10am o algo así (el despertador fue suavemente apagado cuando sonó a las 9). Salimos del hotel y entramos a un supermercado Alberthein (una especie de los Condis o Caprabo de aquí) y nos compramos para almorzar cosillas nunca vistas. Venden unos zumos en botellas de cristal que son la leche (no, no tienen leche). En cada zumo pone qué trae y puedes ver pepitas o lo que sea que te demuestra que es natural. Me compro uno hecho con 25 naranjas y unos cuantos kiwis, y otro de fresa con naranja y plátano. También unas pastas. Y un amigo se compra un pote lila de Pringles (sabor Chilly, wow).

Ya repostados empezamos la caminata para la primera visita del día (almorzando mientras andamos pues hay que aprovechar el tiempo). Reafirmo mi enamoramiento del lugar. Tras mucho rato andando y casi perdernos al fin llegamos a Artis. Sí, Artis es el Zoo de Amsterdam.

La Fiebre NenDe allí pues no sé qué deciros. A mi parecer le da mil vueltas al actual Zoo de Barcelona. Había infinidad de animales y razas (creo que en algún folleto leí algo de 700 especies). El zoo estaba dividido en las típicas zonas que si Sabana que si Ártico etc etc, y también contaba con instalaciones como un acuario (que nada tenía que envidiar tampoco al Aquarium de BCN), un reptiliario y un insectario (o como se digan), y muchos más edificios. En lo de los bichos había un sitio donde te metías y te sentías como en un concurso oriental. Lo que está muy bien planteado el zoo ya que seguramente estaréis pensando: “allí no hace frío para tantas razas?” Sí. Pero los animales tienen como 2 hábitats, la immensa al aire libre (menudos espacios tenían, y bien decorados y todo), y desde allí accedian a otras salas interiores a los muchos más edificios que antes mencioné. Y no crean, que por ser interiores no tenían nada de pequeñas.
También decir que allí los animales están todos muy cerca y sin altos muros. Es más, casi tocamos un pingüino y todo (no lo hicimos porque el mamón se ponía violento). Aquí os pongo algunas fotos que saqué de animales: bichos cornudos, avestruces, pingüinos, oso hormiguero, surinejos (suricato+conejo), oso polar, foca, cebras, cría de elefante (había muchísimos animales con crías, incluso leones), pato de una pata, pelícanos rosas, serpiente con escenario currado, la comida del búho, monos (1, 2), y un cartel publicitario un poco raro.
También había una sala que llamaré “El Cementerio de Animales” donde, a parte de los típicos animales disecados como ciervos, búfalos, leones, hienas, un esqueleto de ballena o uno de armadillo, o búhos, te encontrabas con sorpresas-trampa como este unicornio o esta hidra. Impresionante, parecían reales (encima te los intentaban colar sin decirte nada…).
En el exterior tambíen tenían estatuas de dinosaurios (algo cutres). Rex y Stego.
La entrada de 16€, bien amortizada creo yo.

Bueno, al salir de allí ya es por la tarde (hemos comido en un self del propio zoo). Ahora es el turno de enfilar a la segunda visita del día (seguimos el ritmo de 2 lugares alternativos por día).

Calle AmsterdamEnfilamos dirección el mercado de las flores porque el siguiente museo está allí. Por suerte cierran tarde y no a las 18pm como muchos sitios. Ay que me olvidaba, estoy hablando del Torture Museum (ajá, el museo de la tortura). Estubo bien (a más solo fueron 5€…). Había un gran número de doloros aparatos todos con textos y fotos explicativas (en varios idiomas, español incluído). Os cuelgo fotos de una jaula colgante, un supositorio de madera, un gelocatil algo primitivo, y la estatua de la entrada (Libra). Aunque había muchísimas más cosas (todo en unos pasillos que ya daban ambientillo rollo medieval y con sangre y tal).

Bueno, al salir ya como siempre se nos ha hecho tarde y la mayoría de cosas empezaron a cerrar, así que acabamos cenando en un Argentino (me pido menú entrecot que tanta comida basura no es buena, jojo). De vuelta nos cruzamos con un pequeñín pàrquing de bicis. Véanlo aquí, aquí, y aquí (era de varios pisos).

Y después, pues lo de siempre. Visitamos el coffeshop The Rookies (otro de los más famosos de allí, que por comprar un petilla liado te regalan un tubo porta-petillas) y vamos al hotel.
Como el día siguiente nos vamos nuestro amigo Said está allí para recibirnos y darnos la lata un buen rato diciéndonos que si volvemos tendremos precio especial. Nos quiere vender la moto de nuevo y se le ve a la milla. Dios la más de media hora que nos tubo de pie hablando el tío se me hizo interminable.

Pero bueno, al final le decimos que no queremos desayuno de despedida y que, aunque no tengamos habitación para el día siguiente (pues a las 11 nos echarían a la calle) si por favor nos puede guardar las maletas hasta la noche que ya iríamos a recogerlas pues nuestro avión sale tarde. El hombre acepta, muy simpático él y muy agradecidos nosotros.

Todo sea dicho nuestro avión en verdad no salía el día 5 por la noche (el cuarto de mi crónica), sino que salía el día 6 de buena mañana. Pero joder, una noche de hotel son 30€, y nadie se morirá por estarse despierto toda la noche, ¿no?
En el siguiente episodio se sabe cómo termina nuestro tema de vagabundez. Pasen y vean.

(día siguiente —>)

¿Te ha gustado lo que has visto? ¡Compártelo, menéalo o vótalo! ¡Gracias!
Guardado en:  Sobre Gran Angular
1 comentario
  1. yo me voy el proximo dia 21 de mayo con una amiga, estaremos una semana, y gracias a ti voy a buscar ciertos sitios de “interes” que has mencionado, espero pasarmelo tambien como ustedes, ya que yo viajo desde Canary Island, a ver que tal, chao

    Asun dice...
    13/5/2006 a las 4:51 am
¡Comenta!